es en

Las águilas americanas, un icono del parque.

15 marzo, 2017

águilas americanas

Las águilas calvas, también conocida como águilas americanas (Haliaeetus leucocéphalus) son una de las ocho especies de pigargo o águilas pescadoras que engloba el género Haliaeetus, junto a otras como por ejemplo el pigargo europeo (Haliaeetus albicilla), el enorme pigargo de Steller (Haliaeetus pelagicus) o el pigargo o águila pescadora africana (Haliaeetus vocifer).

Se distribuyen por todo Norte América, siempre cerca de grandes masas de agua, como zonas costeras, estuarios, grandes lagos interiores y zonas fluviales. Proceden de Canadá, Estados Unidos y algunas áreas de México, así como de algunas islas, incluyendo Sant Pierre y Miquelon. Aunque tratan de distribuirse en zonas según la riqueza y disposición de presas, siempre tratan de hacerlo en áreas menos frecuentadas por la actividad humana.

Desarrollo de las águilas americanas.

Al nacer, según eclosionan, presentan ojos oscuros y la piel y garras tienen una coloración aún rosada.  Entre los primeros 18-22 días de vida, su piel va tomando un tono azulado y las patas y garras se van tornando amarillas. Durante el primer año de vida, sus ojos y la mayor parte de su plumaje, son de color marrón oscuro (salvo por algunas plumas ventrales, de color blanquecino). El segundo año de vida, los ojos se van aclarando, adquiriendo un color más grisáceo y el plumaje adquiere un aspecto más moteado, entre tonos marrones y blancos. En su tercer año de vida, los ojos y el pico van tornándose cada vez más amarillos y el plumaje de la cabeza empieza a ser cada vez más claro, aunque el cuerpo sigue siendo moteado. En su cuarto año de vida, la cabeza y la cola se vuelven blancas y el plumaje del cuerpo se oscurece. Hasta el quinto año de vida no adquieren por completo el imponente aspecto de un águila americana adulta, cuando además comienzan a ser fértiles.

Las hembras, como en la mayoría de las rapaces, son más grandes que los machos. Esta especie presenta un peso medio de alrededor de 4 kg y su envergadura, en especímenes grandes, puede llegar a alcanzar casi los 2.3 m.

En cautividad, se han llegado a registrar esperanzas de vida de hasta 48 años.

águilas americanas

Forman parejas monógamas, que pasan toda su vida juntos, hasta que uno de los dos muere. Durante la época de celo, realizan cortejos en vuelo muy vistosos, para conquistar a sus parejas, ejecutando impresionantes picados.  En estos vuelos de cortejo, las parejas acaban agarrándose mutuamente de las garras, y planeando en descenso en espiral, dejándose ir antes de acercarse peligrosamente al suelo. Ambos animales construyen el nido juntos, comenzando a hacerlo entre 1-3 meses antes de poner los huevos. Frecuentemente, reutilizan los nidos de un año a otro, añadiendo cada vez más material, llegando así a construir algunos de gran tamaño.  El nido más grande identificado, se encontró en Florida, se estima que fue utilizado durante 30 años y pesaba más de dos toneladas cuando se cayó del árbol que lo sostenía (aunque generalmente los nidos no duran tanto!!). Suelen poner dos huevos por puesta y la incubación de los mismos dura 35 días.

En nuestro parque, actualmente, alojamos dos parejas preproductoras de águilas americanas, Cris y Cheyenne y Dakota y Michael y tenemos 5 pollos/juveniles descendientes de estas parejas: Chicote, Nadine, Baikal, Marqués y Adán.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar los productos o servicios ofrecidos en nuestra página web mediante el seguimiento y el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, entendemos que usted acepta su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador o, en su caso, obtener más información en nuestra Política de cookies | OK