es en

Entrenamientos veterinarios en zoológicos

15 Febrero, 2017

Los trabajadores veterinarios en zoológicos saben que su rama es muy apasionante en cuanto a cuidados de la salud de los animales. Se tiene oportunidad de trabajar con gran variedad de especies, algunas realmente raras y delicadas y además, el trabajo normalmente no es nada rutinario. Pero por otro lado, tiene sus complicaciones.

Los animales salvajes, de manera instintiva, tienden a esconder los signos de enfermedad siempre que pueden. En sus hábitats naturales, mostrar estos signos, indicaría debilidad y les haría ser objetivo de depredadores; no podrían cazar o buscar comida de forma eficiente; les costaría encontrar pareja e incluso podría suponer que su grupo social les diera de lado, por considerar que están poniendo en riesgo la seguridad de todos. En los parques se comportan de igual forma, lo que quiere decir que a veces, cuando muestran signos clínicos claros, es porque el proceso de enfermedad está ya muy avanzado. Este es uno de los motivos por los que es mucho más complicado el trabajo de los veterinarios en zoológicos que en consultas veterinarias, ya que se trata con animales totalmente distintos.

veterinarios en zoológicos

En muchos casos, estamos hablando de animales muy peligrosos, que hay que manejar bajo anestesia (como grandes felinos o grandes simios), o que aunque su tamaño no sea muy grande, pueden hacerte mucho daño si no están al menos sedados (como una nutria o un mapache) o hacerse daño ellos al forcejear. Anestesiar o sedar un animal potencialmente enfermo, también tiene sus riesgos. Con especies domésticas al igual que con el ser humano, antes de una anestesia, los médicos y anestesistas te revisan y te hacen pruebas, para asegurarse de que puedes tolerar el procedimiento con seguridad. En animales salvajes, muchas veces, para esas pruebas necesitas ya de por sí la anestesia, por lo que el riesgo es mayor al no tener resultados previos.

En especies más manejables y/o de menor tamaño, a veces se puede proceder realizando una captura e inmovilización manual, para examinarles y tomar algunas muestras. Pero como es de imaginar, esto puede suponer un importante estrés, que en algunos casos y más en animales debilitados por alguna enfermedad, podría ser fatal.

veterinarios en zoológicos

¿Qué podemos hacer para facilitar el trabajo de los veterinarios en zoológicos?

Cada vez más, en parques como el nuestro, se trabaja mediante entrenamientos médicos veterinarios. Utilizando siempre técnicas de refuerzo positivo, se va poco a poco enseñando y condicionando a los animales para que nos permitan realizar diferentes comportamientos que nos sean útiles para poder realizar una exploración médica. Para ello hay que tener una buena base de conocimientos sobre el comportamiento de cada especie, la alimentación (y qué productos dentro de la misma le gustan más), las técnicas de entrenamiento por refuerzo positivo,  mucha paciencia y mucho tacto. Poco a poco y siempre sin forzar en exceso a los animales, les podremos ir enseñando que es seguro para ellos y no pasa nada, si nos dejan hacer un examen médico. Evitar el estrés  mediante entrenamiento, además hace que los resultados de las pruebas sean más fiables, ya que de lo contrario, algunos parámetros se pueden ver alterados (la glucosa sube, algunos tipos de glóbulos blancos también, etc…). Igual que se entrena un comportamiento para una exhibición educativa, se puede entrenar que nos dejen, por ejemplo, auscultarles o extraer sangre.

El mejor ejemplo lo tenemos en nuestro grupo de leones marinos. Con ellos, de forma voluntaria mediante entrenamiento médico, podemos realizar exploraciones físicas completas, exploraciones de boca y oculares, ecografías abdominales y cardiacas, inyecciones y extracciones de sangre, administraciones de colirios y otras medicaciones, etc…

veterinarios en zoológicos

Cualquier especie es susceptible de ser entrenada, desde felinos, a aves y reptiles e incluso anfibios. Siempre con buenos conocimientos,  tiempo y paciencia,  lo cual facilitará siempre el trabajo del veterinario y hará que se pueda tener un seguimiento mucho más completo de la salud del animal, evitando al máximo situaciones comprometidas o cuadros clínicos muy avanzados que de otro modo podrían haber pasado desapercibidos. Es otra herramienta más que nos ayuda a tratar de mantener siempre al máximo el bienestar de nuestros animales.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar los productos o servicios ofrecidos en nuestra página web mediante el seguimiento y el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, entendemos que usted acepta su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador o, en su caso, obtener más información en nuestra Política de cookies | OK